55 ¿COMO …. MEJORAR? DESCUBRE EL PUNTO DE PARTIDA.

¿BUSCAS ALGUNO DE MIS LIBROS?

A FINALES DE JUNIO ARRANCAMOS LA ESCUELA ON-LINE

RESERVA TU PLAZA SIN COMPROMISO

Hola, mi familia del palo. Bienvenidos al capítulo del 24 de junio, capítulo 55 ya de este videoblog, o videopodcast. Llámale como quieras,

Indiana Jones es el protagonista de toda una serie de películas donde un arqueólogo lucha contra nazis y gente muy chunga. En una de estas películas hay una imagen que se grabó en mi retina: Indiana está en un camino de montaña muy estrecho, y aparece una piedra gigante que irremediablemente lo va a aplastar. En ese momento saca su látigo y zas, consigue agarrarse a una pequeña rama y logra trepar y escapar de la piedra.

Uso a menudo esta historia en mis sesiones al explicar cuál es el paso esencial para solucionar cualquier problema en la batería.  Al fin y al cabo, es lo que salvó a Indiana de hacer chof bajo la piedra, ¿qué no hará con un baterista? Ya te digo que no es el látigo… ¿Quieres saber qué es? Pues vamos al lío.

Indiana Jones en el Templo Maldito, viene la piedra, saca el látigo y zas, se salva en el último instante… Aunque parezca mentira, este momento refleja de una forma clara lo que tiene que pasar para que empieces a mejorar tu manera de tocar.

¿Y qué es lo importante de la escena? Que Indiana no muere…

¿Y por qué no muere? ¿Por qué saca el látigo? No, no muere porque se da cuenta de que viene la piedra… Sin este paso inicial tan simple, es imposible que ni Indiana siga su aventura, ni que tú mejores en la batería. El primer paso siempre es DARSE CUENTA DE LA CAUSA CONCRETA DEL PROBLEMA.

Recibo cada mes mensajes de bateristas con problemas que no saben identificar. Aunque comprenden los síntomas y saben que hay algo que no funciona, no pueden identificar qué es lo que falla, y ahí es cuando empiezan los problemas; algo no va bien, pero no sabes lo que es…

Y a partir de aquí empieza el baile…

  • Montar la batería cada día de un modo.
  • Subir y bajar taburete.
  • Acercar y alejar las cosas.
  • Empezar a experimentar con el grip.
  • Cambiar de baquetas.

Y un largo etcétera que varía según cada persona, siempre buscando soluciones en lugares raros.

Por eso empiezo el programa individualizado del mismo modo. Cada baterista me tiene que mandar tres videos tocando, y a partir de aquí, lo primero que hago es descubrir cuál es la piedra, o piedras, que bajan por la montaña de ese baterista. Al descubrir la causa del problema, es más fácil saber si lo que necesita es un látigo como el de Indiana, o un avión, o una moto… Y si no hay nada, pues no hacemos la sesión y a correr…

Y como cada baterista es un mundo, los errores pueden ser múltiples.

Pero lo importante es contarte uno de los errores más comunes, para que tú también lo puedas detectar. Así, si lo detectas en tu forma de tocar, al menos sabrás por dónde empezar a solucionar tus problemas.

Lo primero que debemos hacer, y justo ahora que es cuando empiezan los bolos y actuaciones, es intentar disponer de métodos de grabación. Y claro, como todos tenemos un móvil, ¡arreglado!

A partir de aquí, situaremos el móvil a nuestro lado izquierdo, y lo que buscaremos es una imagen lo más completa de nuestro perfil, sobre todo que abarque hombro, codo, mano, etc.

A partir de este punto, le damos al “rec” y empezamos a tocar. Lo relevante es estar tocando al menos durante un minuto.

A partir de aquí viene la segunda fase: el visionado.

Cuando mires el vídeo, vigila que tu posición de codo izquierdo esté alineada con tu hombro del mismo modo como lo está cuando tu brazo está en reposo.

Si está más retrasada que tu hombro izquierdo, Houston, tenemos un problema.

Retrasar el codo izquierdo puede provocar una gran diversidad de problemas y un aumento importante en tu tensión. Pero imagina si esto se repite en el tiempo.

Vamos a hacer unos números muy rápidos. Imagina un repertorio de 10 temas, y el tempo medio de los temas es de 110 beats por minuto.

Si cada canción dura 4 minutos, representa 440 beats por canción. Y si siempre hiciéramos caja en el 2 y 4, representa que en cada canción tocamos 220 golpes de caja. Eso son más de 2200 golpes de caja en un solo concierto, con una mala posición.

Y obviamente, vas a hacer muchos más, porque entre fills, notas fantasmas, etc., ni te cuento. Y como no, debemos sumar el tiempo de estudio y ensayo.

Pues imagina la tensión que está recibiendo todo el segmento de articulaciones de tu brazo izquierdo, desde hombro, codo, muñeca, ángulos de cúbito y radio, aparte de todas las articulaciones de mano y control de baqueta.

Y no te hablo solo de posibles problemas físicos. Lo importante es que al final queremos ser mejores músicos, y sin querer, este tipo de posiciones van a provocar que toques peor. ¿Cómo quieres ser creativo al tocar si ya empiezas mal? Es como pretender hacer un buen plato de comida con ingredientes de mala calidad.

Y este es solo uno de los primeros síntomas que detecto, pero nos daría para siete libros, porque cada baterista busca sus apaños, y ahí la lista de gestos y posturas raras se hace larga como para escribir dos libros.

Así que, si este verano tienes un momento, mira a ver tus codos. Y si buscas soluciones, yo lo empiezo todo con un programa individualizado que en 3 horas da las herramientas suficientes para empezar a caminar por un sendero donde no caen piedras e Indiana caminaría en chanclas, bermudas y comiendo Heladio. Por si te apetece echar un ojo, te dejo el enlace: https://pepobusquets.notion.site/PROGRAMA-PERSONALIZADO-Los-tres-ejes-del-baterista-6e0aab89daa54f2f83c2cb9627232c12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *