60 DESEQUILIBRIO EN TUS REDOBLES… El Síndrime del Baterísta T-Rex.

¿BUSCAS ALGUNO DE MIS LIBROS?

Hola mi familia del palo, bienvenidos al capítulo 60 de este videoblog o videpodcast.

No descubro nada si te digo que la batería es un instrumento bastante cabrón en lo que se refiere a la relación con el cuerpo. Hay otros instrumentos que se lo ponen mucho más fácil al cuerpo, por ejemplo, la guitarra. Tú agarras la guitarra y punto, la tienes pegada al cuerpo, sitúas una mano en el mástil y la otra en las cuerdas y el tema va a ser subirla o bajarla…

Otro que lo pone bastante fácil es el piano… Ahí están las teclas, no se pueden mover,  son un elemento fijo al que tus manos van a ir,  lo único que puedes decidir ahí es si te acercas o te alejas, y si te vas a sentar  hacer más arriba o hacia abajo… pero las teclas están ahí.

Y luego está la batería… En Primero el Batería  hago un análisis bastante profundo, para no liarnos, aquí tienes algunas pinceladas de la relación bate y cuerpo:

Primero: puedes situar cualquier elemento donde te parezca, da igual. Además, con los herrajes existentes puedes hacer casi cualquier locura.

Segundo: la tienes que tocar sentado, y además una voz importantísima la vas a tocar con tu pie.

Tercero: hay elementos como él hi-hat que relacionan la mano y el pie… ¿Y ahí está la duda, para quién lo ajusto, para la mano o para el pie?

Cuarto: no la tocas, te dan unas baquetas y unos pedales y ya te apañarás, con lo que la construcción y ajustes de estas herramientas también van a ser clave.

Vamos, una locura… y además, no hay normas… y no pasa nada… hazlo como quieras mientras te funcione bien a ti… esta es la norma… pues no mola.

Yo escribí «Primero el Batería», para tener un sistema. Porque lo primero que generó problemas en mi forma de tocar y en mi cuerpo era precisamente esto, la disparidad de distancias entre los elementos y mi cuerpo. Y el «mientras a ti te valga»… a mí no me valió.

Como el ejemplo de Anna, o de otra mucha gente que arranca a tocar la batería sin un método claro de montaje; al principio Anna sentía los toms como elementos lejanos, ¿y cuál era su reacción? Acercarlos… ¿Y qué pasaba después? Que sentía la caja demasiado cerca… y entonces la alejaba, pero al alejarla entraba en conflicto con los toms… ¿ Y a quién le hago caso?

Y no solo eso, al hacer un redoble la trayectoria del movimiento era plana, y para más inri no extendía los brazos. Con lo que todo el tronco se volcaba hacia delante, variando totalmente su postura. ¿Y a que no sabes qué pasaba con los redobles? Pues que la convertían en una especie de peonza, provocando malas salidas a platos después de un fill, y problemas con el final de cada redoble, porque se acercaba, y luego tenía que alejarse de pronto… con un claro aumento de tensión en las manos. Cuantos más golpes quería dar, peor, porque no solo dependía de mover sus brazos, tenía que mover el tronco entero… con lo que el síndrome del T-Rex no tardaba en aparecer…

Esto del T. Rex es una ocurrencia mía, pero que ayuda a definir a una baterista muy cabreada con los brazos pegados al tronco.

¿Y cómo salimos de esta?

Para variar la solución con Anna ha empezado a aparecer al situar el cuerpo en el centro de las relaciones entre batería y baterista. El primer paso: adaptar el set a las medidas de Anna y generar un sistema de montaje del kit para qué las distancias siempre sean las mismas. Con lo que ganamos varias cosas;

Acostumbramos a la vista a la posición de los toms en referencia a una caja bien situada, con lo que la sensación que los toms están lejos desaparece, por una cuestión de costumbre. Siempre manteniendo lo que se llama la posición de descanso articular, que imagínate si es importante que hice dos capítulos, los números 13 y 14.

Conseguimos un sistema claro que tiene que pivotar alrededor del punto central, el tronco, y que es el brazo el que se va a extender de un modo natural para alcanzar el punto medio del tom. Así, podemos empezar a trabajar con las trayectorias.

Al estar los toms siempre a la misma distancia, y como las referencias son las medidas del cuerpo de Anna, es más sencillo que las distancias entre todo el set estén relacionadas, con lo que ningún elemento se sitúa demasiado lejos, ni otro demasiado cerca, ni ninguno se molesta.

Al trabajar en las trayectorias aparece la necesidad de trabajar sobre los puntos del movimiento del brazo y la mano, y la tensión con la que agarramos las baquetas. Por otro lado, para trabajar el movimiento, debemos trabajar sobre la relajación, por eso aparecen los rebotes con mayor facilidad, con lo que la subdivisión mejora. Al añadir la comprensión de la tensión al sistema, enseguida nos damos cuenta si tensamos o no, con que los desplazamientos entre toms son más sencillos y la velocidad aumenta. Aparte, es un buen punto de partida para empezar a controlar la respiración porque la caja torácica tampoco se cierra.

Al dejar de balancearnos hacia delante o hacia atrás, y a pivotar desde el tronco, mejoramos el equilibrio, aun con un trabajo de pies más o menos complejo es más fácil tener nuestro peso corporal constantemente controlado.

Este tipo de sistemas integrados en nuestra forma de tocar nos ayuda a controlar mejor la presión ambiental. Cualquier bolo o grabación va a provocar un aumento de tensión mental, porque  básicamente queremos hacerlo bien. Y tener este tipo de sistemas claros permite tener un salvavidas al que agarrarse en momentos complicados.

En el momento en que le vamos a exigir el máximo movimiento al cuerpo, entiendo que es preferible que todo esté lo más relajado posible y que las trayectorias fluyan. Está claro que la posición de nuestro set puede provocar movimientos y trayectorias que limitan nuestro movimiento, y de ahí que sea de vital importancia que nos fijemos en el cuerpo. Por eso, es clave entender el movimiento total de nuestros brazos por el set sin que estos se conviertan en un lastre para el equilibrio. Porque aunque puede ser divertido ver a alguien disfrazado de T-Rex tocando la batería en Insta, es tremendamente liberador saber que no eres tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *