51. EL BATERÍA CON MÁS FALLOS QUE HE CONOCIDO, Y… CAPÍTULO 51

NOVEDADES: CURSO GRUPAL.

La tensión en tu técnica de manos

¿BUSCAS ALGUNO DE MIS LIBROS?

A FINALES DE JUNIO ARRANCAMOS LA ESCUELA ON-LINE

RESERVA TU PLAZA SIN COMPROMISO

Hola, mi familia del palo. Bienvenidos al capítulo del 27 de mayo, capítulo 51 ya de este videoblog o videopodcast. Llámale como quieras. Hoy quiero hablarte del batería que más errores ha cometido en su vida. Un tío que creía estaba en la vía de desarrollo más bestia, pensando que era el baterista más cojonudo del mundo, y que sin darse cuenta, cayó en una hecatombe caníbal. Por eso creo es un buen ejemplo para aprender desde lo que NO se debe hacer. La idea de este capítulo viene de un mensaje que recibí esta semana de un chico que creo está equivocado en sus planteamientos, y que me recordó muchísimo a ese personaje Espero con este ejemplo hacer reflexionar a la persona que me escribió, y quizá puedo ayudarte a ti a pensar sobre algunos conceptos para aprender de los errores de aquel pobre chaval. Vamos al lío.

¿Quién es? Pues tengo una foto,… (mira el vídeo y flipa!)

Sí, soy yo en el año 1997 con mi Mapex M9 Pro recién comprada. Si miras la imagen podrás observar por el montaje y mi espectacular cabellera, que en esa época Iron Maiden era uno de mis referentes. Tenía clarísimo que iba a triunfar en el mundo del rock.

Tocaba con todo el mundo que podía, tenía 7 grupos a la vez, y los estudios… bueno, pues no muy bien la verdad, porque lo único que tenía en la cabeza era tocar como Mc Brain, tener la batería más grande que pudiera, y tocar con tantas bandas de rock como fuera posible. La idea era que de este modo,  seguro que una de estas lo petaba.

En cierto modo pensaba que tener un instrumento que estaba a años luz de mis necesidades reales me abriría las puertas del Hall of Fame del rock. Y así, ni corto ni perezoso, pedí un crédito de 500 000 pesetas (tres mil euros de ahora) para comprarme este set tan cojonudo… Lo que no anticipé por aquel entonces es que el crédito se tenía que devolver, con lo que para pagar la bate, me tuve que poner a currar.

Tenía un instrumento brutal, pero no lo podía tocar, porque tenía que currar para pagarlo, y como las cuotas del crédito eran una pasta (por aquel entonces 500 000 pesetas era mucho dinero, gran parte del tiempo que necesitaba para estudiar, se fue en tener un trabajo a tiempo completo.

Y como no, la ansiedad apareció. Tenía la mejor bate y sin tiempo para tocarla ni estudiar lo que mi profe de por aquel entonces me mandaba.

Aparte de tener un cacharro enorme que montar y desmontar cada mini bolo que teníamos, con un problema añadido…  Mi bate no cabía en los garitos en los que tocábamos, tenía que desmontar partes, y dejarme toms de mi superset en el local… todo muy pensado.

Y claro… por otro lado, como quería ser una estrella del rock, no sé con cuántos amigos me peleé por faltar a los ensayos, o por no estudiar lo suficiente, o porque se piraban a estudiar carreras universitarias, y me dejaban colgado con los grupos que tenían que catapultarme al Hall of Fame del rock.

Y no quiero dejar de mencionar, tener un set de esta magnitud sin tener mucha idea de cómo situarlo, creo que algo tuvo que ver con que en el año 99 mi espalda dijera basta, y todo mi sistema, mis sueños del Hall of Fame  y la idea de sacarme un título en el Taller de Músics de Barcelona se fueran a la mierda. Y como no, el resultado fue entrar en el período de hecatombe caníbal más bestia que te puedes imaginar,  una depresión de tres pares y sin un duro en el bolsillo.

Por eso, hoy, después de 24 años de esa hecatombe, me permito darte algunas ideas de lo que no debes hacer.

1- Tu set, no eres tú. No vayas por el mundo explicando la bate que tienes, porque al final de la jugada, tus ideas y tus baquetas van a hablar más de ti que no tu cacharrería.

2- Compra el set de batería que necesites. No te flipes, por mucha pasta que tengas. A día de hoy, existen sets como la Mapex Armory, que dan un sonido espectacular por menos de 1000 euros. Tu set debe crecer contigo, al fin y al cabo tu batería es tu herramienta, y debe estar equilibrada con quien eres y lo que haces.

3- Obviamente las marcas quieren que compres su material, pero por eso existen las distintas gamas de precio, debes saber dónde estás en cada momento, y tu realidad debe ajustarse a ti. No fuerces tu realidad como hice yo, porque te va a atropellar.

4- Fórmate, estudia, lee, comparte… Hay mil profesores y métodos de batería que pueden ayudarte a evolucionar desde distintos puntos de vista, yo lo hago desde el cuerpo, Íñigo desde la técnica, Borja desde los blocks, da igual… da igual con quién lo hagas mientras lo hagas.

5- Comparte tus decisiones con los que te quieren, tu familia, amigos, profes, parejas… y si ellos te dicen que no lo ven, quizá debes escucharlos, como mínimo para poder ampliar el análisis de tus decisiones, y si al final, decides emprender un camino, sé consecuente y si te equivocas, al menos no digas que la culpa es de los demás.

6- Creo desde el corazón que tocar un instrumento es un camino individual, hoy tocas con Pepe, y mañana tocarás con Juan. No hagas ni fuerces con tus comentarios ni tu actitud que Pepe se vaya contigo al fin del mundo, porque quizá Pepe, en seis meses, cambia de parecer, y se va a estudiar Veterinaria, o se enrola de marinero en un mercante. Comparte tu experiencia con los otros músicos desde la libertad individual, y si suena la flauta, maravilloso. Pero al menos que al cabo de los años tengas la tranquilidad de espíritu de poder tomarte una cerveza con tus colegas de hace 20 años.

En mi caso, después de 24 años, puedo decir que de esa mala experiencia, y por mi cabezonería, saqué lo que hoy es mi forma de vida; mis dos libros, mi metodología y una manera de comprender el estudio de la batería desde un punto de vista que se va de lo común.

Así que amigo que me escribiste esta semana, puedo decirte con la sabiduría que da la arena pisada, que aunque la mona se vista de seda. Y que tengas una batería de muchos miles de euros con una marca de dos letras, le va a dar igual a todo el mundo. No necesitas un Ferrari para ir a plantar coles.

Y si quieres algo que va a estar muy guay, apúntate a la nueva plataforma on-line en mi web, o descubre las posibilidades de ampliar tus conocimientos en mi web pepobusquets.com, que seguro que no acabas peor de lo que entraste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *