Capítulo 25. Tensión al tocar por el hombro en la oreja

NOVEDADES: CURSO GRUPAL.

La tensión en tu técnica de manos

¿BUSCAS ALGUNO DE MIS LIBROS?

A FINALES DE JUNIO ARRANCAMOS LA ESCUELA ON-LINE

RESERVA TU PLAZA SIN COMPROMISO

¡Hola, mi familia del palo! Hoy voy a hablarte de una de las que podemos llamar, «malas posturas» o «vicios» que más pueden influir en tu salud al tocar a medio, largo plazo. Es una de las más extendidas y no solo la detecto en mis sesiones privadas, también en muchos bateristas de alto nivel, y en muchos vídeos en las redes, me refiero al incremento de la tensión al tocar, por tener el hombro en la oreja, y a sus variantes que afectan a la comunidad baterístico, así que si hoy te ves reflejado en este vídeo, Houston, Tenemos un problema.

Y te dirás… ¿Qué caray es esto? Es como si una goma o cuerda invisible, atara uno o los dos hombros a tus orejas, manteniéndolo elevado de manera constante en el momento de tocar. Puedes observar esta postura en muchos bateristas en el momento de tocar él hi-hat, o en el momento de tocar la caja: lo malo es que, sostenida en el tiempo, puede acarrear problemas físicos a medio o largo plazo.  Y aquí aparecen dos grandes preguntas, ¿por qué pasa? ¿Cómo solucionarlo? 

Para responder la primera pregunta, debemos analizar la postura de cada persona. En los capítulos 13 y 14 (https://pepobusquets.com/mi-familia-d…    https://pepobusquets.com/mi-familia-d… hablamos de la posición de descanso articular, o de la tensión basal, que es la tensión mínima que debemos hacer para realizar cualquier acción. Te dejo los enlaces al final del vídeo.  Esta tensión mínima la podremos encontrar analizando los incrementos de tensión mínimos que debemos añadir para poder tocar.

 Date cuenta de que si nosotros estamos totalmente relajados, estaríamos tumbados en el suelo, pero desde ahí no podemos hacer ninguna acción. Por lo tanto, como mínimo para tocar deberemos sumar algunos grados de tensión física.

A partir de esta posición mínima viable para tocar, podremos detectar que los hombros en las orejas pueden aparecer principalmente por dos motivos:

Primero- factores físicos estructurales, por ejemplo, una escoliosis (que es una desviación de la columna) o una mala posición de la pelvis, que provoque que un lado u otro de nuestra base esté más arriba que el otro al estar sentados, o un acortamiento de ciertas cadenas musculares que se encarguen de la elevación del hombro… Todos estos factores deben ser tratados por un profesional de la salud, fisio, osteópata, etc. 

Y vamos al segundo aspecto, los factores motores y de posición del set: Y aquí es donde sí podemos actuar

Vamos a empezar por la percepción de la postura inicial al ir a tocar. 

Hay bateristas que arrancan a tocar e impostan su postura, me explico, es como si para poder realizar la acción, entraran en una especie de «modo Drummer» que desde el punto de vista mental puede ser interesante, pero desde el punto de vista físico, añade una tensión innecesaria. 

Otra causa puede ser el uso de una técnica de bombo inadecuada, con el talón siempre hacia arriba y usando el cuádriceps u otra musculatura del muslo o asociada al Core .

También podemos añadir aquí el uso de una técnica de manos u otra, por ejemplo no es raro ver a bateristas que utilizan el agarre tradicional, con una inclinación de sus cuerpos hacia la izquierda, provocando una elevación del hombro. 

Otra causa de variación de la postura puede asociarse a una posición del algún elemento del set, habitualmente demasiado alto, como el hi-hat alto 

¿Y cómo solucionamos esto? Pues a través de la atención y de la auto-observación. Aquí es totalmente necesario trabajar con cámaras o espejos para darnos cuenta de que estamos adoptando esta postura desde un punto de vista inconsciente

A través de llevar esta postura a la consciencia, podremos hacer algo al respecto.  Porque esto es lo realmente importante, imagínate a Indiana Johnes, en un camino estrecho que de repente no se da cuenta de que aparece una enorme roca bajando hacia él… ¿Qué pasa si no se da cuenta? Pues que lo aplasta… Pero, en cambio, si se da cuenta, puede dar un salto a un lado, o usar su látigo para alcanzar una rama y salvarse… vamos, hacer algo… 

Pues aquí igual, el punto clave es la detección, darnos cuenta de que hacemos algo mal, para hacer otra cosa, para cambiar. Y este cambio puede ser jodido porque en ocasiones hay cosas tan integradas en nuestra manera de tocar, que es un trabajo importante. Y si necesitas ayuda para cambiar, pídela, no te dé pereza, yo no paro de corregir cosas como estás en mis sesiones privadas, o busca a alguien de tu entorno que pueda detectar lo que haces mal y que te ayude en ese cambio, básicamente avisándote cuando haces la postura que debes solucionar, porque hay algo muy claro ahí, eres tú el que debe hacer algo, para cambiar eso que detectas que no está bien. 

Todo mi ánimo para que cortes esa cuerda imaginaria y liberes tus hombros

Hasta el próximo sábado, ¡chao!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *